jueves, 29 de junio de 2017

El día en que Jodorowsky violó a una mujer para una película y nadie dijo nada

«Un abuso sexual puede ser feroz o puede ser seductor si es un incesto», dijo hace aproximadamente un año Alejandro Jodorowsky, despertando una ola de comentarios de odio dirigidos hacia su persona. Eso no fue suficiente para él, así que decidió explicar su declaración afirmando que una mujer logró superar un trauma dejándose violar por su marido disfrazándose de su padre. No sólo su declaración resulta contradictoria, sino altamente perturbadora y, además, despierta múltiples preguntas sobre la ideología del director. Desde hace tiempo hemos afirmado que la psicomagia de Jodorowsky no es más que una pseudociencia que no tiene fundamentos para cobrar validez. Lo que al inicio parecía un movimiento artístico, se convirtió en un mantra, quien ahora cree tener voz para ofrecer solución a problemas altamente profundos, como los traumas de la niñez.


Sin embargo, esta no es la primera vez que Jodorowsky alaba el acto de la violación. Durante el final del documental que habla sobre su filme “Dune” (mismo que nunca fue realizado) usó una metáfora comparando la adaptación de un libro con violar a una mujer para obtener un producto perfecto. «Yo estaba violando a Frank Herbert (autor de la novela), pero con amor, con amor», afirmó. Podríamos decir que sus palabras no están siendo comprendidas, sin embargo, el hombre habla como si fuera el predicador de una religión inexistente, con un poder de persuasión que es capaz de convencer a un grupo de personas de que sus ideas son correctas y que no tienen nada de malo… y eso es preocupante.


El Topo

Las radicales ideas de Jodorowsky (que bien podrían pasar como una versión light de Freud según un estudiante de los primeros años de Universidad) no son un asunto nuevo ni aparecieron cuando su fama comenzó a crecer. Desde sus primeros años como cineasta revolucionario tenía una fuerte vehemencia hacia crear cine honesto, sin importar lo que tuviese que hacer. “El Topo” prometía ser un proyecto diferente que se convertiría en una obra relevante para el cine, y el resultado no decepcionó. Con un fuerte uso del simbolismo, diálogos experimentales y escenas shockeantes, impactó a múltiples audiencias alrededor del mundo. Sin embargo, más que representativo, su trabajo parecía superficial y demasiado pretencioso para lo que buscaba expresar, pero logró seducir a miles y se ganó un lugar especial entre los directores más controversiales del siglo XX, convirtiéndolo en un hombre relevante para el cine.
Lo que pocos saben es que dentro de ese filme hubo una violación real.
Durante una entrevista en 1970, Jodorowsky admitió haber violado a Mara Lorenzo (quien interpreta a Mara en la cinta) durante una escena. De acuerdo con él, era necesario para que la secuencia fuera tan impactante como él la había imaginado. Durante esos minutos de filme, El Topo se encuentra con Mara arrepentido de haber asesinado, y –después de golpearla– le arranca las ropas y la viola. 


«Cuando quería hacer la escena de la violación, le expliqué [a Mara] que la iba a golpear y la iba a violar. No había un vínculo emocional entre nosotros, porque había puesto una cláusula en los contratos de todas las mujeres declarando que no tendrían que hacer el amor con el director. Nunca nos habíamos hablado. No sabía nada sobre ella. Fuimos al desierto con otras dos personas: el director de fotografía y el técnico. Nadie más. Dije, ‘No voy a ensayar. Sólo habrá una toma porque será imposible de repetir. Rueden las cámaras sólo cuando les diga’, y le dije a ella, ‘El dolor no me duele. Pégame’. Y me golpeó. Y dije ‘Más fuerte’. Y comenzó a pegarme con todas sus fuerzas, lo suficiente para romperme una costilla… me dolió por una semana. Después de que me golpeó lo suficiente, y ya se había cansado, dije ‘Ahora es mi turno. Rueden cámara’. Y de verdad… de verdad… la violé… y gritó».
En este punto, es justo preguntar: ¿Por qué habría de poner una cláusula en los contratos de que las mujeres no tendrán que hacer el amor con el director? Si Jodorowsky la estableció así, fue para decir que «tener sexo o violar no es igual que hacer el amor»… entonces en cualquier momento podía abusar de alguna coestrella. Es posible que no haya sido así; sin embargo, resulta sospechoso que lo haya mencionado, especialmente porque tiene un uso muy específico del lenguaje, que podría manipularse, pero eso no es lo único perturbador…


«Ella me dijo después que la habían violado antes. Verás… para mí, el personaje de Mara es frígido hasta que El Topo la viola. Y ella tiene un orgasmo. Por eso muestro un falo de piedra en esa escena que derrama agua. Tiene un orgasmo. Acepta el sexo masculino y eso es lo que le pasó a Mara en la realidad. Ella realmente tenía ese problema. Escena fantástica, una muy muy fuerte escena».
No sólo Jodorowsky abusó de alguien con un pretexto de vaga psicología, está convencido de que las mujeres pueden dejar de ser frígidas de un momento a otro si son violadas por un personaje (sin mencionar que su idea del falo parece de un estudiante novato de cine) y cree que le ayudó a Mara a lidiar con un problema psicológico y sexual. No es una escena fantástica, es perturbadora. No estamos viendo a dos protagonistas interactuando, vemos a un director con ideas misóginas abusando de una mujer sólo para crear una buena trama. Mara Lorenzo nunca ha hecho comentarios al respecto y nunca se hizo un escándalo por las acciones del cineasta.



**
Hace unos meses, surgió una controversia por una escena similar en “Last Tango in Paris” en la que Marlon Brando no le reveló a su coestrella Maria Schneider que la violaría usando una barra de mantequilla. La mujer desarrolló un trastorno psicológico a partir de la escena. Afortunadamente, pudo superarlo y se convirtió en una activista por los derechos de las mujeres. En contraste, nadie ha juzgado a Jodorowsky por su acto ni por sus comentarios que motivan a la violencia sexual de manera realista o teatral. Es otro de los personajes que vive privilegiado gracias al impacto de su obra y a su habilidad con el lenguaje, lo que le ha permitido engañar a millones de personas haciéndoles creer que es una especie de psicólogo, cuando en realidad es sólo otro artista pretencioso.
**