domingo, 15 de septiembre de 2013

Guido Girardi y las facturas falsas

Los antecedentes para presumir que su conducta en el cargo sería impropia eran conocidos por todos. Bien lo sabía Jovino Novoa, víctima del ofrecimiento de zapatillas a un joven de escasos recursos para que declarara en su contra en una de las acciones más deleznables de la historia política chilena.. Pensé, de buena fe, que reiteraría la republicana actitud de, entre otros, Pedro de Vivar y Azua, primer Presidente en 1812 o de Camilo Henríquez, de los Alessandri, de Frei Montalva, de Patricio Aylwin, o más recientemente, de Gabriel Valdés, de Andrés Zaldívar, de Adolfo Zaldívar, de Sergio Romero, de Hernán Larraín, y privilegiaría el honor de su cargo por sobre sus intereses políticos.

Los antecedentes eran claros. Pero pese a ellos, como muchos, quise creer que el cargo produciría transformaciones esenciales en la persona. Diría, a juzgar por las imágenes, que se sentía más parte de ellos… que representante del Senado. Mucho menos Presidente del mismo. Guido Girardi aseguró en 2009 que 100 mil personas podrían morir debido al contagio con la gripe AH1N1.Leer más en el artículo: Guido Girardi y su reseña Por eso, cuando en 1997, queda grave tras un choque automovilístico cuenta con el apoyo de muchas personas.

En mayo del año 2002, utiliza fondos de la presidencia de la cámara de diputados para enviar 25 mil cartas para favorecer su candidatura en las elecciones del PPD Como ya hemos visto en estas páginas, mientras la Concertación se hunde en lo más profundo del abismo político, un vástago de estos 20 años comienza a instalarse como gran paladín. La cuestión es ¿cómo llega a la testera del Senado un político como Girardi? “Esta es la voluntad que queremos reiterar”. Sin embargo, queda planteada la pregunta siguiente: ¿cuáles son cualidades que debe tener un buen político?. La segunda cualidad que debe poseer un buen político es poseer una mente trabajada en la rigurosidad del saber y de hacer las preguntas correctas. Por lo tanto, sin convicciones no hay visiones y no hay identidad. Estas barreras generan miedo, pero, el coraje es la capacidad de sobreponerse a dichos miedos y perseverar con la acción que se pretendía realizar.


Los sujetos honorables se comportan correctamente en cada situación puntual aunque eso les signifique problemas y dificultades. Guido Girardi no pasa el test de la blancura en política y representa a lo peor que le puede suceder a una pseudo-democracia como la nuestra, y su presencia en la presidencia del Senado nos recordará siempre nuestro fracaso en la construcción de una clase política honorable.

0 comentarios:

Publicar un comentario