miércoles, 1 de agosto de 2012

Gracias Instituto Nacional del Cáncer

GRACIAS INSTITUTO NACIONAL DEL CANCER
Un 29 de febrero de 2011, visité por primera vez el INCANCER, su puerta de ingreso destruido por efectos del terremoto del 2010 espantaban a cualquier paciente, mas bien si venia del epicentro de aquella reciente catástrofe. En mi calidad de “Paciente de CA” y, poco a poco al internarme en sus pasillos, fui encontrando mucho más que la luz de un edificio semi remodelado y adaptado para seguir atendiendo.

Ese mismo día conozco al Dr. Ronny Muñoz Manzur, persona clave en mi decisión y confianza para con mi tratamiento, mientras la confianza que faltaba hacia la infraestructura, el personal lo suple con Doble Corazón al servicio de los pacientes.

El día 30 me encuentro en la Secretaría de … con la señora Vivian La Court, ella con acento enérgico pero cariñoso me dice “Don Juan es mi deber indicarle que por razones post terremoto y la cantidad de pacientes que atendemos habrá ocasiones en que tendrá que esperar un poco más de normal, razón por que solicitamos su paciencia”. A los pocos días de ese recibimiento, ya me acostumbraba a su presencia y aún más a su capacidad de gestión, proactividad y eficiencia, lo que me hacía ver que estaba siendo tratado en el lugar correcto.

No puedo dejar de mencionar al “Personal del Mesón de Rt” Sra. Elisa y Maryorie, a Carolina López de Coordinación y a Natalia de scanner. Llegar a diario hasta allí no fué nada fácil, las energías en muchas ocasiones me faltaban, sin embargo, que importante fueron esas personas en mi perseverancia, la sonrisa y el afecto fueron factores importantes para seguir avanzando. Comentario y agradecimiento aparte para la Srta. Sandra Rivas de quién un día viéndome muy abatido en uno de esos duros asientos, me dice “Don Juan ¿se siente bien? ¿Quiere que le vaya a buscar una taza de sopa que le reconforte?” Ahí comencé a dimensionar donde estaba, y entendí que las cosas buenas deben hacerse públicas y agradecer a todo el personal de INCANCER.

No puedo dejar de recordar a la Dra. Ahumada, que en ausencia del Dr. Ronny Muñoz (por uso de vacaciones) me atiende en su oficina. Pocas veces he llorado como entonces, sus sabias y acertadas palabras me dijeron, “este camino lo recorremos juntos así el éxito será mutuo”.

Sería pretencioso de mi parte decir que me trataron como a un “viejo regalón”, pero, muchas veces la Dra. Ana María Ciudad, caminando por los pasillos junto a otros profesionales, interrumpió su camino para hacer un chequeo y para decirme ¡Vamos Don Juan, falta menos lo vamos a lograr!.

Ya encaminado a mis sesiones de radioterapia, me encuentro “enfrentado a la máquina” (como olvidar el sonido de la puerta al cerrarse), pero, mis temores fueron diluyéndose hasta desaparecer al ver rostros tan amables, paramédicos, tecnólogos etc. Los temores provocados por el viaje (micros poco confiables) a mis sesiones de Rt, se transformaban en una confianza enorme cuando ingresaba al Instituto.

No sólo el afecto profesional, hicieron posible que me sentara a escribir esta carta, cómo no reconocer el esfuerzo humano del personal de aseo, llegar a un lugar donde hay un baño limpio (con confort), habla de la calidad de las personas que allí laboran. No dejaré de mencionar a los porteros que en ocasiones me vieron muy decaído y tuvieron una palabra de aliento para recuperar fuerzas.

Al Doctor Ronny Muñoz M. mis respetos y mi eterno agradecimiento, no puedo cerrar este reconocimiento sin mencionar al Dr. Ariel Fariña, me faltan palabras para describir su calidad humana, mi familia y yo jamás olvidaremos vuestra vocación, el “Juramento Hipocrático” sin duda esta arraigado en el corazón de quienes trabajan en INCANCER. En una sociedad de mercado, la certificación y evaluación de las instituciones y de su personal, deben tener presente estos valores humanos de personas con principios como los expresados en esta carta, lo que sería bueno se imitara en otros centros hospitalarios, e intentar sostener esta sociedad que día a día parece desintegrarse.

JUAN CONTRERAS VALET
UN PROVINCIANO ETERNAMENTE AGRADECIDO
JUNIO DE 2011
Jgc.valet@gmail.com

0 comentarios:

Publicar un comentario